Publicidad

La caída de la Libra sirve de advertencia al Dólar

Al tener una constante desvalorización, la libra esterlina hace un llamado de atención al dólar, encontrándose los EE:UU. y el Reino Unido en situaciones delicadas. Ya están organizando grandes rescates bancarios dependiendo aún de inversionistas extranjeros para poder cubrir el déficit.

Para estimular las economías, los bancos centrales de ambos paises rebajaron tipos de interés recurriendo a formas poco convencionales.Las divisas de ambos se mueven en direcciones opuestas. La libra llegó al mínimo en decenas de años frente al dólar, cotizándose brevemente a US$ 1,362, cuando hace seis meses cotizaba a US$ 2. Asímismo se cotizó en un mínimo histórico con respecto al Yen japonés.

El dólar, a pesar de todo, va fortaleciéndose en relación a otras divisas a medida que la crisis financiera aumentaba a fines del año 2008. Decreció, pero actualmente vuelve a apreciarse con respecto a la libra y al euro.

Con diferencia a la libra, el dólar va poniéndose fuerte por el exclusivo status de divisa de reserva mundial y ser el móvil para las transacciones en los mercados financieros de EE.UU, incluyendo los bonos del Tesoro. A pesar de las preocupaciones en la economía estadounidense, los inversionistas buscan dólares.

El dólar todavía se esta beneficiando de ser una moneda por defecto en un momento que inversores dejan las apuestas más riesgosas. La libra no es una divisa de reserva natural, en el sentido en que lo sería el dólar.

Las noticias no son muy buenas con respecto a la libra, calificándolas de “horrendas” por Neil Mellor, estratega de divisas del Bank of New York, existiendo buenas razones para el pánico en estos momentos.

Los inversionistas se están desprendiendo y alejándose de la libra y de acciones de bonos soberanos británicos. Esta combinación hace temer que también se retiren de los activos británicos.

Algunos especialistas dicen que las autoridades se predisponen a dejar que sus divisas se debiliten hasta el momento que otros mercados marquen que ha llegado el límite, pero no creen que se haya alcanzado ese punto en el Reino Unido.

Publicidad