Publicidad

Pymes Europeas Desconfian De La Pronta Recuperación

En esta nota vamos a hablar sobre el tema que dejan preocupada a las pymes europeas desconfían de la recuperación.

Cuando los pequeños y medianos empresarios alemanes no ven muy claro el futuro de la economía global, ni siquiera la de su propio país, es una situación preocupante. Pero si, además, la caída de confianza en el motor de Europa es extremadamente rápida, en algo más de un año, hay un serio problema detrás. Al menos eso es lo que muestra el índice de confianza empresarial Sage Business Index, realizado entre 10.861 empresas de 15 países de todo el mundo.

El índice de confianza en la economía global cayo cerca de 10 puntos en algo más de un año, desde 52,13 (100 mostraría un mundo empresarial idílico) hasta 42,59. Pero el descenso en la seguridad es mucho más acusado en los países europeos, especialmente en Alemania. En febrero de 2011, los empresarios germanos puntuaban con 71,89 la certidumbre sobre la economía de su propio país. En octubre de 2012, en el último estudio, la expectación cayo casi 25 puntos, hasta 47,94. Tampoco tienen esperanzas sobre la economía global (44,04), aunque algo más en el futuro de sus propios negocios (57,81).


Este índice brinda una visión increíblemente precisa de lo que están sintiendo hoy las pymes. El que explica esto es Guy Berruyer, consejero delegado de Sage que establece que existe un nerviosismo generalizado ante la situación actual, las compañías siguen preocupadas por la evolución de la economía a escala global y local., firma que desarrolla software empresarial.Y ademas, destaca que por otro lado, la pérdida de confianza de los empresarios alemanes es un motivo de preocupación.

El ánimo de los empresarios españoles es aún peor que el de sus colegas alemanes. En un año (la primera vez que se presentó este índice en el país fue en 2011), ha caído del 40,43 al 31,7. Parece que los gestores no ven claro que las reformas y los recortes emprendidos por el Gobierno vayan a tener un resultado en el corto plazo. De hecho, solo los directivos portugueses ven la situación peor.

Esta medición está en consonancia con otras que llevan más tiempo realizándose. Según cálculos delInstituto Nacional de Estadística, el 6% de los gestores considera que la marcha de su negocio será favorable durante el cuarto trimestre del año, mientras que un 50% opina que será desfavorable. También el indicador de confianza empresarial de las Cámaras de Comercio recoge los niveles más bajos respecto a empleo, facturación o inversiones. Y señala a la debilidad de la demanda interna y a las dificultades financieras como los mayores obstáculos con los que se encuentra el sector privado.

El estudio de Sage recoge que la crisis de deuda en Europa está afectando gravemente a los negocios (solo un 23% no lo considera) y la mayoría (un 40%) cree que la eurozona se convertirá en un sistema de dos velocidades.

El 42% de los empresarios españoles reconoce que tuvo que afrontar recortes en los costes, un 26% ha ajustado la plantilla en los últimos seis meses y un 22% se ha centrado en desarrollar nuevos productos y salir a otros mercados como cambios que permiten la supervivencia.

La mitad de las pymes españolas reconoce que sufrieron un descenso en la facturación en los últimos seis meses, por lo que es evidente que la recesión no ha tocado fondo. El 40% se queja de excesiva burocracia y dificultades legislativas y también de escaso acceso al capital. Respecto a la falta de financiación, solo comparten este problema con los vecinos portugueses y los colegas irlandeses, cuyos países han necesitado un rescate europeo.

Precisamente, lo que más solicitan al Gobierno de Mariano Rajoy, en un 45% de los casos, es que presione más a los bancos para que concedan préstamos (el único país en que esto ocurre).

Por el lado positivo, los directivos apuntan a que España tiene fortalezas en un mercado laboral muy preparado, que existe un espíritu emprendedor y un fácil acceso a los mercados internacionales.

Berruyer señalo que tal vez ese es el camino más despejado para los propietarios de negocios en la eurozona, ya que la confianza sobre la economía mejora en países como EE UU, Brasil, Sudáfrica o los países asiáticos y que los resultados positivos de los mercados emergentes son un aliciente y un potencial para aquellas empresas que necesiten expandir sus operaciones.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *