Publicidad

Reglas básicas de la gestión del dinero (Parte II)

En esta ocasión continuaremos analizando otras reglas básicas que nos ayudaran a lograr una buena gestión del dinero y como consecuencia éxito en muestras operaciones forex.

• Realizar una operación solo cuando el potencial de beneficio sea grande y el riesgo pequeño. Esto seria, asumir el riesgo que el operador desea, ya que de el depende liquidar la operación en cualquier momento. Aunque no es tan sencillo como parece, dado que el mercado esta en continuo movimiento y una salida excesivamente rápida de una posición puede resultar un error o una frustración si la causa resulta ser una oscilación menor dentro de una tendencia mayor que el operador había pronosticado correctamente. Por lo tanto debemos buscar operaciones que teniendo un gran potencial de beneficios requieran sólo un movimiento relativamente pequeño del mercado en el sentido contrario al que se prevé para que pueda llegarse razonablemente a la conclusión de que uno estaba equivocado.

• Mantener una posición cuando el mercado se mueve a su favor. En este sentido todo operador busca maximizar sus ganancias, y esto se puede lograr pudiendo mantener una posición favorable y liquidarla tan pronto como pueda cuando la evolución desfavorable del mercado la hace incurrir en pérdidas. En este sentido, si se apresura demasiado en liquidar sus posiciones cada vez que estas acumulan un pequeño beneficio, tendrá una gran probabilidad de obtener muchas operaciones con ganancias, pero la suma total de éstas será pequeña. Esto se puede lograr bien aumentando el tamaño de la operación cuando se perciba que las probabilidades son muy favorables, o manteniendo dicha posición el tiempo suficiente para aprovechar todo su potencial.

• Limitar rápidamente las pérdidas de las posiciones abiertas. En el mercado forex muchos operadores suelen mantener las posiciones perdedoras demasiado tiempo, con la esperanza de que las pérdidas no crezcan y el mercado se dé la vuelta. Pero esta actitud suele verse reforzada cuando el operador se ha comprometido públicamente con su posición. En estas circunstancias un operador puede mantener una posición perdedora mucho más allá de lo que la realidad demuestra que es razonable, pero lo recomendable es poder reconocer los errores y ser paciente con sus ganancias.

• No tomar una posición si no es capaz de fijar de antemano un límite lógico de pérdidas. Como ya mencionamos el éxito de un operador depende del control del riesgo. Generalmente los operadores suelen al inicio de una operación calcular cuánto dinero pueden ganar. En cambio los expertos piensan cuánto dinero pueden perder, y en función de la respuesta deciden si la operación merece la pena o no. Lo mas importante para gestionar eficientemente el dinero que se invierte es la determinación de la pérdida máxima que se está dispuesto a soportar en cada operación individual que se inicia. La limitación de dicha pérdida esta definida por la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta, y se puede lograr mediante la utilización de las conocidas órdenes stop.

• Graduar progresivamente el número de lotes que toman o se liquidan en cada fase del mercado. El operador no necesita tomar o liquidar toda su posición en el mercado de una sola vez, y también puede añadir a una posición en la que está ganando, del mismo modo que puede liquidar progresivamente una posición en la que comienza a sentirse inseguro.

• Reducir el tamaño de las operaciones después de una gran pérdida o después de una gran ganancia. Generalmente luego de cerrar una posición con pérdidas, podemos tomar dos caminos, por un lado podemos reducir al mínimo el tamaño de la posición en el mercado o bien intentar resarcirse de forma inmediata tomando, por ejemplo, posiciones de signo contrario a aquellas que le produjeron la pérdida. En general no es aconsejable intentar resarcirse de forma inmediata y sin un análisis detenido de la situación.

Publicidad